22 abril 2014

La era de los robots y los drones

La agenda tecnológica mundial está marcada por las tres ferias internacionales que todavía resisten: el CES de Las Vegas, el MWC de Barcelona y la IFA berlinesa.

Habría que añadirles una más: el Computex de Taiwán. Sin embargo, muchos de los lanzamientos programados para el próximo año se quedarán fuera de esas convocatorias. Y es que muchos fabricantes del sector han decidido seguir los pasos de Apple y organizan los lanzamientos a su medida y marcan su propio ritmo. A veces a través de citas paralelas a las ferias y en otras ocasiones con eventos propios.

Sin duda, el año comienza en Las Vegas y justo el día siguiente a que los Reyes Magos nos visiten. La Ciudad del Pecado acoge en Nevada, entre el 7 y el 10 de enero, la gran feria del sector, una de las pocas que ha sido capaz de sobrevivir al colapso de la gran mayoría de este tipo de citas, como la Smau milanesa o nuestra propia Simo.

Al mes siguiente, el Mobile World Congress convocará en Barcelona, entre el 24 y el 27, a unos 50.000 visitantes interesados en el mundo de la telefonía y la movilidad. Es una de las pocas ocasiones en las que podremos ver primicias de productos en nuestro país.

Con Computex, en Asia, comienza el verano. Se celebra del 3 al 7 de junio y está hecha casi a la medida de los fabricantes taiwaneses Asus y Acer. IFA, del 5 al 10 de septiembre, se encargará de mostrar en el corazón de la vieja Europa lo que se prepara para la campaña de Navidad en un terreno amplísimo que reúne desde la industria del móvil hasta las últimas lavadoras.

Pero, por ejemplo, ¿mostrará Samsung su nuevo Galaxy S5 en alguna de estas ferias? Probablemente, no. Es más fácil que lo haga, como ya es tradición, en Londres. Y Apple, ¿dónde mostrará en una caja abierta su novísimo Mac Pro? Tampoco aprovechará estas convocatorias.

Barcelona, en cambio, será nuevamente un escenario 4G o LTE, como quieran, una nueva generación de telefonía móvil que permite, además de multiplicar la velocidad de descarga y subida de datos en movimiento, mejorar exponencialmente la calidad de la voz en las comunicaciones. Si bien, se podría decir que ya es una tecnología del año que termina, todavía no se ha desarrollado ni desplegado lo suficiente como para que tenga un efecto más allá de mostrar lo que se puede hacer. 2014 será el año en el que se comience a hacer realmente.

Otra promesa del año son las ya famosas Google Glass. Hasta ahora se han mostrado dos prototipos y se espera que se comercialicen en esta primavera. Para ir abriendo boca, un equipo de desarrolladores español (Droiders) ya ha llevado a cabo un par de demostraciones de su uso en intervenciones médicas. Y en estos días, Zerintia, compañía también española, ha anunciado que trabaja en el desarrollo de una plataforma para emergencias, rescate y ayuda en catástrofes basada en las gafas de Google y en otro de los protagonistas del año: los drones.

Claro que había drones, pero si los planes de Amazon y UPS, entre otros, se cumplen, podemos vernos invadidos por ellos. De hecho, las autoridades encargadas de regular el espacio aéreo de Estados Unidos están tomando cartas en el asunto. Pero serán noticia al margen de que se empleen como mensajeros, ya que se anuncian múltiples aplicaciones como unidades de vigilancia.

Acostúmbrese también a convivir con robots. No serán, al menos no de momento, antropomorfos, pero continuarán metiéndose en nuestras vidas como asistentes en funciones de limpieza del hogar, como auxiliares de comunicación y, por supuesto, como mascotas y juguetes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario